Archivo de la etiqueta: woody allen

Las 10 mejores películas de 2010

Cierro 2010 con la lista de las 10 mejores películas del año, un año bastante flojo en general con apenas un puñado de films que merezcan la pena. Son las películas estrenadas en 2010 en salas comerciales.

.

10. You will met a tall dark stranger (Conocerás al hombre de tus sueños) Woody Allen

Ey, Woody, otra vez tú

Todos los años en la cita anual con el nuevo film del genio de Manhattan, la pregunta es la misma: ¿será una obra maestra o una más? En esta ocasión es una más, pero la cuestión es que la “mediocridad” de Allen (si es que se puede llamar así) supera a la mayoría de películas del año. Esta vez nos trae una película coral donde la ligereza del tono contrasta con lo profundo del mensaje: sólo los tontos son felices.

“Woody Allen divierte. (…) otro recital de inteligencia y lucidez (…) comprensión de todos los anhelos, miedos, miserias, engaños y grandezas de la condición humana.” (Carlos Boyero: Diario El País)

.

9. Scott Pilgrim VS The World, Edgar Wright

La comedia romántica 2.0

La apuesta es la siguiente: Michael Cera encarna a un freak que se enamora de una chica y para conquistarla tiene que luchar a ritmo de videojuego contra sus siete malvados ex-novios orquestados por Jason Schwartzman. Edgar Wright sabe combinar a la perfección la estética de cómic, el punk-rock, los videojuegos, el humor irreverente… y el resultado es un éxito rotundo. Aplaudida por la crítica, sin embargo, un fracaso en taquilla.


.

8. Elisa K, Judith Colell y Jordi Cadena

Lección de cine

Elisa, es una niña de 11 años a la que le sucede algo terrible que quedará en el olvido hasta que 14 años después recuerda lo ocurrido. Y con este guión dos realizadores nos traen un ejercicio de estilo espectacular: en una primera parte nos cuenta el pasado con necesario blanco y negro, planos largos y estáticos que contrastan con una segunda parte en la que el color, la cámara al hombro y el nervio se adueñan del film.

“Cadena y Colell cuentan la historia con un pudor extraordinario, un uso magistral de la elipsis y un cuidado extremo de la puesta en escena (…) es un ejemplo magnífico de cine de autor moderno” Puntuación: **** (sobre 5)” (M. Torreiro: Fotogramas)

.

7. Toy Story 3, Lee Unkrich

Juguete maestro

Pixar, esa fábrica de sueños (y de buenas películas) que se sacó de la manga Steve Jobs (CEO de Apple) no deja de sorprendernos. Esta vez cierra la triología de su buque insignia Toy Story. Un espléndido guión, con personajes esenciales y un sentido del ritmo y la acción espectacular. Pixar no deja de dar motivos para que una película de animación sea nomidada en los Oscar a mejor película, he aquí una obra maesta.

“El fantasioso universo de Pixar se apropia aquí de la pegada emocional de una obra de Tennessee Williams (…) una serie de trepidantes secuencias de acción convierten la película en una especie de versión cartoon de ‘La gran evasión’ (…) Puntuación: ***** (sobre 5)” (Nando Salvá: Diario El Periódico)

.

6. Bon Appétit, David Pinillos

Bittersweet film

Un cocinero bilbaíno (Unax Ugalde) se traslada a Zurich para trabajar en un reputado restaurante y dar un paso más en su trayectoria. En este contexto  se plantea una telaraña amorosa que recuerda a “El apartamento” de Wilder, pero que se desarrolla por un camino dispar. Con un ritmo ágil, se desenvuelve con una naturalidad sorprendente, la trama discurre en su tiempo, sin prisas y deja disfrutar tanto de la amalgama de idiomas como del camino psicológico y físico que recorren los personajes. Una historia personal, atípica y a la misma vez universal. Una coproducción europea atípica en España. Una muy buena ópera prima, con un final idóneo donde la música de Sigur Ros pone la guinda al pastel.

.

5. Buried (Enterrado), Rodrigo Cortés

El milagro es español

93 minutos en un ataúd. La película más atípica y arriesgada del año que ha arrasado por todo el mundo es española, la firma Rodrigo Cortés y los dos motivos de su éxito son tan viejos como el propio cine: un buen guión y una buena dirección. El guión de Chris Sparling llevaba años rodando por Hollywood con muy buenas referencias pero sin nadie que se atreviese a rodarlo, consigue mantenerte en tensión todo el film, con giros de guión muy creíbles pero le falta valentía a la hora de posicionarse y mandar algún tipo de mensaje. En cuanto a la dirección Cortés ofrece un recital de recursos cinematográficos y demuestra todo lo que se puede hacer en un espacio tan minúsculo, quizá le falta algo de sosiego (supongo que por no querer aburrir) y le sobra música que enfatiza demasiado las acciones. Hitchcockiana hasta en los títulos de crédito.

“Un ejercicio de talento cinematográfico que asombraría al propio Hitchcock (…) con un sarcasmo trágico y un punto exagerado que resulta tan entretenido y visual como una carga de indios en un western. (…) Reinolds realiza un trabajo sobrehumano (…) Puntuación: **** (sobre 5)” (E. Rodríguez Marchante: Diario ABC)

.

4. The Ghost Writer (El escritor), Roman Polanski

El artesano del cine

Dice Roger Ebert, crítico americano, que Polanski recuerda a los directores del pasado que destacaban por su artesanía y no por sus trucos. Aquí lo vuelve a demostrar, nos ofrece un thriller político tan bien realizado, tan perfecto que parece fácil. Con una trama enrevesada y perturbadora que sin embargo no es lo más destacable del film ya que la factura general releva este aspecto a un segundo plano. Es un cine clásico, redondo, para sentarte y disfrutar, una de esas películas que sin ser ruidosas te recuerda aquello de “que grande es el cine”.

“Un ‘thriller’ de aire ‘hichcockiano’ con el declarado empeño de no molestar. Con pulso, pero sin alardes, (…) tan efectiva como, fuera pretensiones, bien hilada”. (Luis Martínez: Diario El Mundo)

.

3. Balada triste de trompeta, Alex de la Iglesia

Maldita España bastarda

Seguramente la película más polarizada -y polarizadora- del año. O la amas o la odias, o te parece una obra de arte o te parece un despropósito. A mi me enamoró. Alex de la Iglesia nos trae un retrato brutal de las dos Españas, un film sesgado y personal, en el cual dos payasos se disputan el amor de una trapecista.

La película comienza con un epílogo en la Guerra Civil, donde un indisciplinado batallón republicano recluta a los payasos de un circo para combatir. Se produce excesiva escena de acción que concluye con uno de los payasos arrestados (Santiago Segura), el hijo de este va a visitarlo a la carcel dónde se produce un diálogo clave “Tú, hijo mío, no podrás ser payaso tonto, te han robado la infancia, tendrás que ser payaso triste: ¡venganza! ¡venganza!” Y es ahí donde se configura Javier el payaso triste que encarna a una España robada, que no fue, y que no le quedó mas que el deseo de venganza.

Tras unos magistrales títulos de crédito que resumen la dictadura,  los dos payasos – las dos españas- luchan por el amor de la trapecista (que simboliza a la propia España). Flojea en la continuidad del guión que no sabe hilar un recital de secuencias excesivas y brutales,  donde se combina el humor con las armas de fuego y en el que hay diálogos antológicos como cuando el payaso triste se encuentra al comando etarra tras el atentado de Carrero Blanco y les pregunta “¿y vosotros de que circo habéis salido?”

.

2. Shutter Island, Martin Scorsese

No diga maestro, diga Scorsese

¿Por qué ha hecho tan poco ruido esta película? ¿Por qué no está en las quinielas de todos los premios? ¿Es que Scorsese nos tiene mal acostumbrados? Auténtica obra maestra de Martin Scorsese dónde todo funciona, desde el guión hasta la magnífica interpretación de Leonardo Di Caprio.

La película nos encierra en una isla y nos adentra en la cabeza de Teddy Daniels, un agente federal que llega a la isla/prisión/manicomio para investigar una desaparición, en un viaje trepidante donde nada es lo que parece y donde la tensión psicológica se adueña del film.

Esta tavesía por los fantasmas de Di Caprio recuerda mucho a la sobrevalorada Origen (Inception, Nolan), con la diferencia de que Scorsese imparte magisterio a la hora de rodar los sueños convirtiéndolos en un espectáculo visual y surrealista que deja en muy mal lugar a los efectistas y tramposos sueños que formula Nolan.

“Tiene uno de los guiones más sorprendentes que se recuerdan (…) Magnífica interpretación de DiCaprio (…) La mezcla de terror gótico con lujosa serie B y con terrible drama semioculto es brutal” (E. Rodríguez Marchante: Diario ABC)

.

1. The social network (La red social), David Fincher

Una tragedia griega. Me gusta.

En teoría el film trata sobre el nacimiento del Facebook, sobre su fundador Mark Zuckenberg, en teoría… En la praxis el guionista Aaron Sorkin, no ha escrito  “una peli sobre el facebook” ha escrito una obra shakespiriana, una obra sobre el bien y el mal -como conceptos no absolutos-, sobre la amistad, el amor, la traición… esto es una tragedia griega.

Y por si el mejor guión del año no bastase para encumbrar a este clásico instantáneo, da la casualidad que en la dirección está uno de los virtuosos del cine actual: David Fincher. El proclamado por la crítica como sucesor de Coppola realiza con espectacular habilidad controlando los rítmos y los compases de una manera casi excitante. Utiliza el tiempo narrativo para mostrar puntos de vista, contextos y personajes. Hay que destacar también la mejor banda sonora del año compuesta por Trent Reznor y las grandes actuaciones encabezadas por Jesse Eisenberg.

La red social se sirve del cine clásico para definir una época, una generación, tanto social por el retrato que configura, como cinematográfica por volver a demostrar cuales son los elementos para hacer auténtico cine.

“Estamos delante de una obra maestra o, si se prefiere, de una de las películas más estimulantes de los últimos años. Fincher hace algo más que narrar una historia de nuestros días al ritmo casi perfecto que envenena el guión de Aaron Sorkin.” (Luis Martínez: Diario El Mundo)

“Es más que la película del año: ‘The Social Network’ también define la década (…) una moderna ‘Rashomon’ que te tendrá clavado a la butaca (…) Puntuación: **** (sobre 4)” (Peter Travers: Rolling Stone)

“Un clásico instantáneo (…) Fincher se rinde a la maestría del guión (…) En términos de pirotecnia técnica es la película más modesta que ha hecho. Quizá por eso mismo, tal vez sea la mejor. (…) Puntuación: ***** (sobre 5)” (Nando Salvá: Cinemanía)

“Si hubiera justicia, La red social, sería la película que más ‘oscars’ se llevaría en la próxima edición. Nolan pone en ese tapete la efectista Origen y Fincher saca su jugada: en cualquier esquina del siglo XXI hay tragedias griegas que contar. Coppola la habrá visto emocionado, levantando el dedo para señalar a su sucesor. Nolan, aprende.” (Gregorio Belinchón: El País)

 

2 comentarios

Archivado bajo Cultura