Archivo de la etiqueta: Festival de Málaga

Nubes y claros

Ayer hizo sol, hoy llueve, llevamos así dos semanas. El tiempo manifiesta lo que podría ser un fácil símil con las noticias que van apareciendo ante la inminente llegada de la 13ª edición del Festival de Málaga de Cine Español. Semanas atrás se conoció la noticia de que, el cerrado, Cine Albéniz, edificio emblemático del centro de Málaga, volvía a abrir sus puertas para servir de sede al certamen malagueño y, lo que es más importante, para quedarse. Parecía que las demandas de la ciudadanía y del Foro Malagueño por la Cinemateca eran escuchadas y el Albéniz, otrora refugio del cine de autor, volvería a recuperar su actividad. Ayer, el alcalde visitó las obras finalizadas del edificio: “se ha quitado años de encima”, decían fuentes del ejecutivo; ¿quizá demasiados? Lo que fue una gran noticias hace semanas deja un sabor agridulce hoy; se han recuperado salas, ahora hay cuatro en lugar de una, se han cambiado los asientos, se han reformado las instalaciones y se ha modernizado el sistema de proyección.

– ¡Vaya! ¡Cómo miman en Málaga el cine de autor!

– ¿Cuál es el primer estreno después del festival?

– Alicia, en el país de las maravillas.

– WTF?

No todo el monte es orégano, el Albéniz de cinemateca nada. Un cine normal y corriente, eso sí con su toque cultural. De las cuatro salas, la principal con proyector de 3D (Oh-la-la) estará destinada a grandes estrenos al igual que el resto de cines de Málaga, no ofrece ninguna alternativa al panorama hoy planteado. En las salas 2 y 3 algo mas pequeñas (sobre 120 butacas) compartirán cartel estrenos españoles y cine infantil (“Que se mueran los feos” y “Fantastic Mr. Fox” en el estreno) y en la sala 4 (54 butacas: tú y tus colegas) cine en version original subtitulada. Es decir, nos ofrecen un Cine comercial con un toque cultural para no perder la esencia. El objetivo es que el Albéniz sea autosuficiente con el beneficio de la taquilla. Algunos dirán que en este sentido es necesario apostar por el cine comercial para que se consiga buena caja y rentabilizar la inversión. Yo me pregunto: ¿Era necesario, realmente, poner un proyector de 3D y mejorar tanto las instalaciones?, ¿No podría haberse apostado por un cine más cultural que ofreciera una alternativa real a los grandes cines de la ciudad? El Cine Alameda sobrevive sin grandes instalaciones y apostando por el cine español y europeo, con precios reducidos; ¿Por qué no se podía hacer lo mismo con el Albéniz?

Luces y sombras, eso es el Festival de Málaga. Por dar una pincelada de luz, mañana empieza el I Congreso de Crítica y Cine Español, con ponencias de los críticos de Cahiers du Cinema y los principales medios, entre otros. Un gran pistoletazo de salida para una nueva edición del festival que como todos los años deja un sabor agridulce y que esta edición contaré aquí en ¡Enciende la luz!

Nota: “Amanece, que no es poco” programa de radio en el que participo, realizará un seguimiento especial del todo el festival.Pincha aquí para saber más.

Deja un comentario

Archivado bajo 1, Cultura

Málaga, capital europea de la incultura 2009

Domingo 13 de Diciembre de 2009, Málaga, Paseo del Parque. En la acera norte, unos 15 puestos de regalos navideños varios, árboles de plástico, belenes y los infames papa noeles, con escalerilla incluida, para colgar del balcón,y demostrar a toda la calle que eres un: CUTRE. Bien, eso por un lado, por otro, en la acera sur apenas 3 o 4 puestos de libros. No hace falta que diga qué acera estaba vacía y por cual no se podía transitar. La gente tiene claras sus preferencias.

Y eso que los malagueños están claramente a favor de la cultura y la candidatura de Málaga 2016, ¿no? Por ese mismo parque  (por la acera de los libros claro, la otra era intransitable) pasó una charanga tocando éxitos de ayer y de hoy, en contra de Málaga 2016, se ve que no todo el mundo está a favor como nos quieren hacer ver. La candidatura de Málaga 2016 es eso: una charanga, mucho ruido y pocas nueces. Nos cuentan, que si sale elegida Málaga, será, por un año, referente europeo y desplegará una agenda cultural increíble, pero la verdad es que nadie o casi nadie sabe en realidad en qué consiste esto de “capital europea de la cultura”, ni, por ejemplo, cuál es la ciudad capital de la cultura este año. En resumen, mucho humo, mucho envoltorio, y mucho apoyo de la gente a algo que en realidad no saben que es.

Básicamente la candidatura se basa en repetir que Pablo Picasso es malagueño y pare usted de contar. La realidad es que Málaga es paupérrima culturalmente, no hay ninguna biblioteca que abra los fines de semana, hay más gente en la Fnac que en cualquier actividad cultural promovida por el ayuntamiento; la agenda musical y de conciertos se limita a traer a los que forman la lista de los 40 principales (mientras pueblos como Atarfe, Granada, traen a Leonard Cohen, Franz Ferdinand o Mark Knopfler) los pocos conciertos decentes que hay en Málaga los contratan empresas privadas y brillan por su ausencia. Eso sí, a Bisbal lo tenemos aquí cada vez que saque un disco.

"Zapatero al enterarse de que en Málaga no hay ninguna Cinemateca"

"Zapatero al enterarse de que en Málaga no hay ninguna Cinemateca"

Respecto al cine, la cosa es aún más sangrante. Se cierrra el Cine Albéniz, único cine de Málaga que proyectaba películas fuera del circuito comercial. Alejado de las grandes exhibidoras, sólo queda el Cine Alameda, que normalmente echa las mismas películas que puedes encontrar en otro gran multicine. ¿Cuál es el resultado de todo esto? Pues que uno quiera ir a ver la última de Isaki Lacuesta o de Sam Mendes (¡ojo! Sam Mendes, que es más comercial que un triunfito en el corte inglés) y que, de las 45 salas que hay en Málaga, haya ¡10! que echen la basura de Crepúsculo y ninguna reservada para las otras películas. Otra consecuencia, del cierre del Albéniz, es que en Málaga no hay Cinemateca, increíble, la quinta ciudad por población de España y no hay una triste sala para poner una Cinemateca. Pa mear y no echar gota. Esa es la ridícula realidad, pero si usted le pregunta sobre el cine en la ciudad a algún cargo público le dirá que Málaga presume de tener el Festival de Cine Español; un Festival echo por las cadenas de televisión, en especial Antena 3, para pasear a los protagonistas de sus series para deleite de las chonis. El Festival, es un Festival Barriobajero dónde se le da más importancia al famosillo de turno y a la “alfombra roja”, que al cine de verdad.

A lo mejor en 2016, Málaga se convierte en esa ciudad referente de la cultura, en la que el abanico de ofertas culturales es amplio, dónde se puede disfrutar de buena música, buen cine o simplemente ir un domingo a una biblioteca… Pero la realidad es que, hoy por hoy, Málaga sólo puede presumir de ser la capital europea de la incultura.

13 comentarios

Archivado bajo Artículo

Festival de Málaga 12: El ataque de las chonis

Si el Festival de Málaga fuera una película, se podría llamar: Festival de Málaga 12, el ataque de las chonis. Sería un film protagonizado por un escuadrón de quinceañeras hormonadas a la caza de rostros televisivos. Las hordas de jóvenes que inundan las calles convierten Málaga en una ciudad sitiada por la histeria, el descontrol y los gritos. En el reino de las chonis no hay reglas, no hay ley, Málaga es una suerte de Sin City dirigida por Bigas Luna.

Carreras, llantos, famosos, gritos, autógrafos, besos, fotos… ¿cine? “Si claro, la peli de Mario Casas tía”. Si en 2007 fue Hugo Silva y en 2008 Miguel Ángel Silvestre (el duque) este año el petado actor Mario Casas es el centro de todas las miradas. Provoca un caos hormonal allá por donde va, descontrol que tuvo como punto álgido el pasado fin de semana con el estreno de “Fuga de Cerebros” comedia gamberra, mamporrera y zafia que baja el nivel del infravalorado cine español. Industria patria que no tiene más remedio que ondear la bandera blanca de la derrota y postrarse ante lo que de verdad interesa a la muchachada malagueña: el famoseo.

El hotel AC de Málaga esta tomado permanentemente por unas 100 niñas (muchas acompañadas por sus madres). Los actores ya no se atreven a pisar la calle y mucho menos sin escolta, medida que ha tenido que adoptar Hugo Silva, harto del acoso que sufrió en pasadas ediciones. Ciertos cineastas comparan a estas niñas con gaviotas: “estás arriba en la habitación del hotel, y las oyes chillar, son como gaviotas peleando por comida”. Están en todas partes, algunas incluso infiltradas en el propio hotel, sus padres les han pagado habitaciones para que puedan abordar a los actores dentro. Por supuesto el fenómeno fan no entiende de peligros, asaltar coches en marcha o golpear las ventanillas de los vehículos son el abc de cómo comportarse cuando se alcanza el paroxismo.

Mientras, el resto de protagonistas del festival los que no aparecen en televisión, los que no interesan, corren distinta suerte. La jefa de prensa que acompañó a Mario Casas en coche hasta el Teatro Cervantes fue recibida por ello a gritos de “¡Zorra, zorra!”, sin embargo el emblemático Santiago Carrillo, uno de los personajes más destacados del siglo XX, fue recibido con fotos y autógrafos pero no por la admiración de las jóvenes sino porque “si está en la alfombra roja, ese señor mayor debe ser famoso, ¿no?”. La gente de a pie tampoco está a salvo, estás tranquilamente tomando algo en alguna terraza del centro y cuando menos te lo esperas… ¡Zasca! Ahí están, personillas que no levantan más de metro y medio del suelo te preguntan ansiosas si algún famoso a entrado en el bar. ¡Qué miedo!

Por una semana el Festival de Málaga provoca alergias y pasiones, filias y fobias, y parte la ciudad en dos, la gente que vive el cine dentro de las salas y la gente que acosa a los actores fuera de ellas. Dos visiones opuestas que conviven y se palpan en el ambiente, se respira pasión por el cine y fiebre por el famoseo, pesando más, muy a mi pesar, esto último. El Festival de Málaga es posiblemente el único festival del mundo que tiene su esencia en la calle, en el glamour de barrio. ¿Qué pasaría si dejasen de proyectar películas y siguiesen trayendo a los famosillos de la tele?, ¿alguien se daría cuenta?

4 comentarios

Archivado bajo Artículo