Archivo de la etiqueta: españa

2009: “España proclama la III República”

El 2008, año esperanzador que entró por la puerta grande, se marchó escapándose por la ventana dejando un sabor mas agrio que dulce, fue algo así como el Schuster de los años. El 2009 que recibimos “ha nacido muerto” y ya estamos deseando que llegue el 2010. La pinta que tiene este año entrante es de ser cuando menos regulero, apocalíptico si eres amigo del “yellow kid”.

Dicen los que saben de números que la crisis económica no va a hacer otra cosa que agravarse en 2009. Nos espera pues, otra temporada de austeridad, de recortes, de ahorro y lo peor de todo… ¡No podemos volver a ganar la Eurocopa! Mal rollito. No hay nada como pasearse por los despoblados centros comerciales estas navidades para ver los estragos que ha causado la crisis, ¿no?. Bueno, no seré yo quien niegue la evidencia.

Voy a citar dos particulares visiones de 2009, lo que posiblemente será y lo que me gustaría que fuese. La revista el Jueves resume muy claramente lo que a buen seguro nos deparará el año entrante: “Crisis, paro, inestabilidad y la película de El canto del loco son sólo algunas de las grandes mierdas que nos va a tocar comernos este año a los españoles.” Siempre nos quedará el humor para reirnos de la crisis, recomiendo la sátira de el Jueves, el surrealismo manchego de Muchachada Nui, y sobre todo seguir la pista a Berto Romero, el sobrino de Buenafuente.

Por otro lado, la visión optimista la pone el diario Público, que en año nuevo publicaron una serie de titulares que desean para este año: “Probada con éxito la vacuna contra el SIDA”, “El Papa promueve el uso del preservativo”, “Israel se retira de los territorios ocupados”, “Firefox supera a Internet Explorer”, “España proclama la III República”… Esperemos que al menos alguno de esos titulares se haga realidad.

Feliz 2009.

Gonzalo Ballesteros.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Artículo

¿Por qué el estado debe respaldar el botellón?

De un tiempo a esta parte se puede observar a lo largo y ancho de nuestro país la persecución que la sociedad y los políticos ejercen sobre una de las costumbres mas consolidadas de la juventud actual: el botellón. Para poner solución al problema, lo primero que tenemos que analizar es si este es tal. No nos engañemos el botellón no es una excusa para beber, o al menos no sólo eso, este fenómeno abarca una serie de valores y costumbres válidos que merecen, al menos, el consentimiento y reconocimiento por parte de las autoridades.

Los jóvenes de hoy aman el lujo, tienen manías y desprecian la autoridad. Responden a sus padres, cruzan las piernas y tiranizan a sus maestros.” Sócrates dixit. 24 siglos despúes esta frase podría referirse a los jóvenes de nuestro tiempo. La juventud no ha cambiado tanto y la manera crítica con la que la juzgan los adultos tampoco. Es decir, volvemos a lo de siempre, es mas sencillo criticar a la juventud en lugar de intentar entenderla. Tópicos del tipo “los jóvenes sólo piensan en emborracharse” o “sin alcohol no saben divertirse” resultan un poco hipócritas dichos por alguien que está apoyado en la barra del bar con una cerveza el mano o que después de cenar se sienta delante de la caja tonta con su puro y su copa de coñac. Eso por no hablar de la clase política, que por un lado impulsan leyes antibotellón y por otro, en la intimidad, se pimplan sin miramientos el vino de la tierra y luego creen tener derecho a opinar (era imposible no hacer referencia al ex-presidente José María Alcoho… perdón Aznar).

El botellón es una concentración de jóvenes, de amigos que se juntan los fines de semana, después de las clases, en sus momentos de ocio. Para charlar, conocer gente, escuchar música, ver viejos amigos, celebrar cumpleaños o simplemente hablar de como les ha ido la semana. No es una opinión, es un hecho. La controversia en todo este asunto es la sustancia que acompaña el evento: el alcohol. Hagamos un ejercicio de honestidad y cerciorémonos de un hecho que, por voluntad o por despiste, se nos escapa: el alcohol se encuentra tradicionalmente arraigado en nuestra sociedad. A lo largo de los años, en las reuniones de amigos el alcohol siempre ha estado presente. Por razones, a primera vista económicas (tomarse una copa o una cerveza en ciertos locales es un atraco) el tiempo ha hecho que se sustituya el bar de confianza o la discoteca de turno por la vía pública. Afortunadamente esto ha conseguido una mayor congregación de gente que a favorecido la socialización y la comunicación interpersonal entre los jóvenes.

Huelga decir que este fenómeno también tiene su cara negativa y sus inconvenientes por todos conocidos: La suciedad generada, los conflictos, las molestias a los vecinos… problemas que pese a la excesiva repercusión que se les da desde los medios, tienen solución. Y esta no pasa por la prohibición, acción recurrente de ciertos políticos cuando quieren abordar alguna cuestión controvertida y en vez de solucionar el problema optan por lo sencillo cortar de raíz y negar la evidencia del mismo.

Si en una ciudad se prohibe la práctica del botellón es ingenuo pensar que los jóvenes van a dejar de practicarlo. El ingenio y la clandestinidad toman en estos casos protagonismo para poder ejercer lo que debería ser un derecho pero esta visto como una práctica ilegal. La desbandada de jóvenes para huir de las multas desmedidas consigue que los minibotellones broten en cualquier callejón o esquina de la ciudad, resultado: ambulancias recorriendo de punta a punta la ciudad, suciedad y deshechos repartidos por cualquier lado y la policía ocupada jugando al ratón y al gato en lugar de centrarse en lo verdaderamente importante.

Es obvio que todos estos problemas se pueden solucionar si el Estado y los ayuntamientos respaldan y apoyan el botellón. Concentrar a toda la gente que ejerce esta práctica en un único lugar común genera ventajas para todos. Por una parte, los beneficios para los jóvenes, mencionados antes, y por otra parte el hecho de concentrar esta práctica en una sola plaza o calle supone que las asistencias sanitarias pueden ofrecer un servicio mas rápido y eficaz, las fuerzas de seguridad del estado pueden controlar la situación con un menor número de efectivos y los servicios de limpieza mantienen todos los residuos concentrados para una mejor recogida.

Por tanto, el Estado tiene que hacer un ejercicio de comprensión. Debe analizar esta costumbre de la juventud actual y habilitar en el centro de las ciudades, un lugar apropiado para realizar el botellón ya que supondrá un avance en el desarrollo y control de esta práctica por el bien de todos. El centro de las ciudades debe convertirse en un espacio común para que ciudadanos y ciudadanas, sin ninguna clase de discriminación, puedan disfrutar de un lugar común donde encontrarse, comunicarse, culturizarse y divertirse.

Gonzalo Ballesteros.

Deja un comentario

Archivado bajo Artículo

El patriotismo, pilar básico de la izquierda.

Soy patriota y mantengo una ideología definida de izquierdas. Lo soy en el sentido literal de la palabra, porque tengo afecto a los valores, a la cultura y a la historia de mi tierra natal. Soy patriota porque me enorgullece pensar que no hace mucho, hombres y mujeres lucharon para que yo naciera en un sistema democrático. Lo soy porque me mueve el mismo sentimiento que movió a los ciudadanos libres que defendieron la II República, y más tarde lucharon contra la represión franquista. Soy patriota porque amo a los pueblos que me rodean, porque comparto ese sentimiento con el inmigrante que se integra en la sociedad y porque el amor hacia mi patria no excluye la admiración a otras. Lo soy porque me engrandece la cultura vasca, la cultura catalana, la gallega, la andaluza, la castellana… y la de todos los pueblos que conforman este estado.

No tolero que se autodenomine patriota aquel al que le mueven sentimientos de insolidaridad. No es patriota quien, bajo el amparo de una bandera, invade una tierra, roba unos recursos e impone sus costumbres y a eso lo llama “democratizar”. El que se refugia en la patria como pretexto para aplastar a otros pueblos en pro de la “paz mundial”. No es patriota quien ejerce el imperialismo y mata a miles de civiles en guerras injustificadas e ilegales (si es que alguna guerra fuera legal) y a eso lo llama “daño colateral”. No comprendo a los hombres y mujeres que se refugian en el nacionalismo para excluir, discriminar y no compartir los valores culturales que su historia posee. La derecha nunca será patriota hasta que no comprenda, respete y tolere los valores y la historia que geográficamente les corresponde al crisol de culturas del país; y si lo hiciera ya no sería derecha.

Soy patriota porque el patriotismo no defiende la exclusión sino que proclama el amor a unos valores que llevados al máximo exponente pueden conseguir que mi estado sea la cuna de la solidaridad, la tolerancia, la integración y el mestizaje. Comparto el sentimiento patriota de amor y revolución que llevo a Ernesto Guevara a la liberación de Cuba y la hermandad de latinoamérica y repulso el sentimiento nacionalista de odio y exclusión que llevo a Mussolini, a Hitler y a Franco a sembrar el fascismo en Europa.

Quiero que mi patria sea compartida por el barcelonés, por el bilbaíno, por el madrileño y por el senegalés que llega aquí. No quiero heredar la patria del franquismo, del rencor, de la xenofobia, homofobia y demás valores de la derecha. Por consiguiente, tampoco la patria de los Borbones, ni la de cualquier otra dinastía que base su liderazgo en un supuesto poder divino. Quiero la patria democrática que se merecen los pueblos de este estado. Por eso, mi sentimiento patriota tiene como bandera la tricolor que representa el último sistema totalmente democrático que gozó este país.Como demócrata convencido, persigo una patria plural, solidaria y republicana.

Gonzalo Ballesteros.

Deja un comentario

Archivado bajo Artículo