Archivo de la etiqueta: crisis

58 días

Ni uno más, ni uno menos. El bolígrafo rojo recorre el calendario, cada vez más falto de tinta y horizontalmente eficaz. Avanzando tenaz, cruz a cruz, tachando días… acompañando al cielo desde un justiciero sol estival a las finas lluvias de entretiempo.

Es en la melancólica descripción del paso del tiempo, dónde se atisba una pena que aunque liviana, insignificante y quizá estúpida no deja de ser una carga sobre los hombros, que crece sigilosa mientras uno cuenta ocasos. Como una bola de nieve deslizándose por la ladera. A veces, los granos de arroz se transforman en montañas, y el día a día se sucede en un goteo de desasosiego producido por la falta de clarividencia. No vale mirar a otro lado, cual malaguita motorizado al saltarse un ceda el paso, cada nuevo amanecer hay una ley no escrita que te obliga a ofrecer al mundo algo nuevo, aunque a nadie, o a casi nadie, le importe. Por si fuera poco, cuanto más tiempo pasa algo se expande por tu interior, una metástasis que lo invade todo, te bloquea y te impide poner solución a tu crisis creativa.

Todo ello, en un contexto de tufo mediático, con Belenes edificados en los altares de la inmundicia y basura política y judicial derrochando soberbia entre naranjos y madroños. Ineludiblemente, la confusión se apodera de uno pensando que quizá sea mejor dejarse llevar por la corriente, como los peces muertos, ya que el fruto de luchar a contracorriente no se atisba a corto plazo. Desechando la idea de ser una rata más en las cloacas de la mediocridad que abunda en la sociedad contemporánea, no hay más remedio que tener esperanza, creer en las ideas y esperar a que el panorama cambie. Considero suficientes los 58 días que han pasado desde mi última entrada, 58 días de dejadez en los cuales “¡Enciende la luz!” picaba todos los días en el interruptor de mi cabeza esperando unas parrafos que aunque no cambian el mundo, si sirven para que uno vacíe sus ideas y arroje algo de luz, aunque sólo sea para no pisar la mierda.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Artículo

La Foto: ABC “El paro aumenta y nosotros contribuimos”

Portada de ABC del 4 de Marzo:

imagen-2Portada amarillista con la cifra de parados a 5 columnas. El 3 de Marzo ABC despidió a 238 trabajadores, el 52% de la plantilla, irónicamente el día siguiente publicó esta portada. Es irrisoria la coletilla “y sigue…”, les ha faltado poner “nosotros hemos contribuido con mas de 200 personas”. Si algo podemos sacar en claro es que Zapatero tiene la culpa de que ABC despida a la mitad de su plantilla, ¿no?

Deja un comentario

Archivado bajo La Foto

Explicación de la crisis, por Leopoldo Abadía

Explicación de la crisis de Leopoldo Abadía con su “Teoría Ninja”, en el programa de Buenafuente.

Este domingo, 1 de Marzo, Buenafuente hace un especial sobre la crisis con Leopoldo Abadía, Eduard Punset y demás.

1 comentario

Archivado bajo El video

Ejercicio de agudeza visual: busque la diferencia.

Uno de los carteles de la precampaña a las elecciones de 2008:

Por el pleno empleo

Portada del diario Público el 24 de Enero de 2009:

portada público

1 comentario

Archivado bajo 1, Ejercicio de agudeza visual: busque la diferencia

2009: “España proclama la III República”

El 2008, año esperanzador que entró por la puerta grande, se marchó escapándose por la ventana dejando un sabor mas agrio que dulce, fue algo así como el Schuster de los años. El 2009 que recibimos “ha nacido muerto” y ya estamos deseando que llegue el 2010. La pinta que tiene este año entrante es de ser cuando menos regulero, apocalíptico si eres amigo del “yellow kid”.

Dicen los que saben de números que la crisis económica no va a hacer otra cosa que agravarse en 2009. Nos espera pues, otra temporada de austeridad, de recortes, de ahorro y lo peor de todo… ¡No podemos volver a ganar la Eurocopa! Mal rollito. No hay nada como pasearse por los despoblados centros comerciales estas navidades para ver los estragos que ha causado la crisis, ¿no?. Bueno, no seré yo quien niegue la evidencia.

Voy a citar dos particulares visiones de 2009, lo que posiblemente será y lo que me gustaría que fuese. La revista el Jueves resume muy claramente lo que a buen seguro nos deparará el año entrante: “Crisis, paro, inestabilidad y la película de El canto del loco son sólo algunas de las grandes mierdas que nos va a tocar comernos este año a los españoles.” Siempre nos quedará el humor para reirnos de la crisis, recomiendo la sátira de el Jueves, el surrealismo manchego de Muchachada Nui, y sobre todo seguir la pista a Berto Romero, el sobrino de Buenafuente.

Por otro lado, la visión optimista la pone el diario Público, que en año nuevo publicaron una serie de titulares que desean para este año: “Probada con éxito la vacuna contra el SIDA”, “El Papa promueve el uso del preservativo”, “Israel se retira de los territorios ocupados”, “Firefox supera a Internet Explorer”, “España proclama la III República”… Esperemos que al menos alguno de esos titulares se haga realidad.

Feliz 2009.

Gonzalo Ballesteros.

1 comentario

Archivado bajo Artículo

Frente al capitalismo: Panem et circenses.

Luego de varios días del cierre patronal, que no huelga, de los transportistas, salen a la luz los verdaderos motivos que mueven al sector. El precio del gasoil ha subido sí, hecho que de un tiempo a esta parte es tónica habitual. Por lo tanto… ¿qué ha cambiado para que sea ahora cuando se promueve el parón?. Hay crisis, pero hay crisis para todos.

El sector inmobiliario pide ayudas ahora que llegan las vacas flacas, tras estar años forrándose debido al boom inmobiliario llega la caída en picado y aunque se veía venir, ¿hay que prestar esas ayudas? En el sector del transporte una suerte de lo mismo: el verdadero motivo del cierre patronal no es la subida del gasoil, es la regulación del mercado.

Si el precio del carburante sube, el coste de los transportistas sube. Esto repercute en los clientes que contratan a los transportistas, que observan un encarecimiento en el precio del transporte. Como la subida es igual para todo el sector, los clientes pagan más. Consecuencias: La demanda baja debido al coste del transporte y los márgenes se recortan. ¿Qué ocurre ahora? Que al desajuste oferta-demanda hay que aplicar que el exceso de transportistas hace que los precios suban menos (para afrontar la competencia). En conclusión, la congelación del precio del transporte respecto a la subida del petróleo provoca la desaceleración del sector. Sufren las consecuencias de la crisis mundial. Y esto amigos, era de cajón: ¡Bienvenidos al Capitalismo!

Mientras tanto la sociedad, cual rebaño de borregos, asalta las gasolineras en busca de combustible. “Oh, santo cielo, ¡no queda gasolina en 10 km a la redonda!” ¿Tendrá algo que ver que hay colas de 2 horas para llenar el depósito?. En los supermercados escasean los productos primarios, razones: “Una mujer compra 90 litros de leche y otra 120 rollos de papel higiénico: temor a la escasez”(noticia de EuropaPress, ayer) Visto lo visto es normal que falte, la gente se vuelve histérica.

“Pan y toros”, remedio infalible.

Menos mal que siempre nos quedará el fútbol, la Eurocopa que estos días se celebra en los países alpinos, desconecta y aísla al rebaño de la cruda realidad que hay “ahí fuera”. En nuestro caso, la selección “vuelve a ilusionar”… lo de siempre. En las tertulias de los cafés se mezcla, la crisis, “el ZP” y Luis y los suyos, es lo que toca, hay que resignarse y disfrutar. De momento la “roja” cumple y aunque ya llegará el varapalo (¿o, no?), hasta entonces es el momento de estar unidos frente a la caja tonta para olvidarnos de lo que importa. Y es que ya lo dijo un poeta romano en el siglo I: “Panem et circenses”.

Gonzalo Ballesteros

Deja un comentario

Archivado bajo Artículo

La crisis de las ideas.

Crisis. La palabra corre de boca en boca por bares, sobremesas y corrillos varios. El miedo de la gente es estopa ante la hoguera que ha formado la crisis. La cascada de malas noticias se sucede sin descanso, la bolsa se hunde, el Euríbor se dispara, el paro crece y crece y en el horizonte el más optimista sólo ve nubes grises. Está claro que de la crisis económica se saldrá y se hará por donde queramos, pero antes de solventarla hay que abordar otra gran crisis. La crisis ideológica.

Cuando cayó el comunismo, se sentenció el sistema para hundirlo en el fracaso o, al menos, esconderlo entre las sombras. Ahora, tras años de capitalismo salvaje, nadie busca culpables entre aquellos que han originado esta tormenta, los supuestos náufragos de esta catástrofe han sido salvados gracias a los salvavidas que el gobierno, con dinero público, les ha enviado. Y aquí no pasa nada. Nadie se escandaliza. Nadie se pregunta porque los especuladores, los que han originado la crisis, no pagan las consecuencias de sus actos camicaces. Y por supuesto, el sistema no se cuestiona. Liberalismo económico en época de buena ventura e intervencionismo del estado cuando llegan las vacas flacas. Bush, Paulson y compañía nacionalizan bancos como los “malvados” Hugo Chávez y Evo Morales. Marx y Engels estarían orgullosos de ellos. La hipocresía de la banca y de la clase política es capital.

Hay crisis de liderazgo.

Del crack del 29 surgieron dos grandes líderes, Hitler y Roosevelt. Ahora, el mundo necesita a alguien que de un golpe de timón a la situación. En Europa, Ángela Merkel proclama el “sálvese quien pueda”; Gordon Brown resurge de sus cenizas y se tira a la izquierda, pero se encuentra solo; el otro gran líder de la izquierda, Zapatero, está perdido y titubeante y Sarkozy, ambicioso, se disfraza de todos los colores, pero le falta credibilidad. En la Unión Europea falta eso, unión, dejar a un lado las diferencias para actuar como una potencia. En EEUU, surge la figura de Barack Obama, que ha despertado muchas expectativas y tiene la difícil misión de no defraudar. Un hombre que tiene como bandera “el cambio”, tarea complicada en un país en el que el dinero manda y donde parece que un solo hombre no va a cambiar décadas y décadas de conservadurismo político. Ya lo dijo Quevedo: poderoso caballero es Don Dinero.

Todas las crisis suponen un punto de inflexión, y en las de tal envergadura aún más. No podemos salir de la crisis sin haber aprovechado la oportunidad de cambiar algo, sin sacar nada positivo, sin abandonar la idea de volver a tropezar en la misma piedra. No podemos evitar el viento, pero si hacer molinos. Hay demanda de cambio, de frescura, de nuevos valores que den una vuelta de tuerca al sistema. La alternativa ideológica al capitalismo no existe y a la vez es necesaria. Hay crisis sí, pero crisis de ideas.

Gonzalo Ballesteros.

Deja un comentario

Archivado bajo Artículo